En este momento estás viendo ¿Qué NO debemos decir ante una persona en duelo?

¿Qué NO debemos decir ante una persona en duelo?

Vivimos de espaldas a la muerte durante todo el tiempo que podemos, por eso nadie nos ha enseñado cómo actuar ante alguien que está sufriendo la pérdida de un ser querido. Todos hemos escuchado en algún momento frases inadecuadas que nos han provocado incomodidad. Hay muchas personas que al tratar de llenar el silencio causado por el dolor y la tristeza, lo llenan de ideas torpes e inadecuadas.

¿Qué debemos evitar decir?

  • El tiempo lo cura todo: no es el tiempo el que cura el dolor, tan solo nos hace ver las cosas desde otra perspectiva, nos ayuda a poner distancia real con la muerte de nuestro ser querido, permitiendo así tener otra percepción de la situación. No podemos esperar a que el dolor desaparezca por arte de magia, pero si podemos afirmar que es lo que cada uno haga con su tiempo, lo que permitirá una mejor resolución del duelo
  • A él/ella no le gustaría que sufrieras:
  • No lo pienses, es peor:
  • Distraerte es la solución: es una de las ideas más peligrosas, ya que bloquear, distraer o disfrazar el dolor sólo contribuye a complicar el duelo. El duelo es algo que hay que sufrir y hay que pasar, es un proceso largo y doloroso, huir de ello solo bloqueará el flujo curativo que se produce de forma natural.
  • Hay que ser fuerte: “tienes que ayudar a los demás”, “piensa en tus hijos”…Estas ideas aplicadas de formas estrictas conducen inevitablemente a un bloqueo emocional que puede degenerar en la patologización del duelo. Obligamos además a las personas a asumir un papel que aparte de imposible es inadecuado.
  • Si no lo superas, no dejas descansar al fallecido: si ya de por si es doloroso no superar un duelo, más dolorosa es la idea de cargar con la culpa de estar impidiendo el descanso del fallecido.
  • Sé cómo te sientes: cada persona experimenta su dolor de una manera única, debemos invitarle a compartir sus sentimientos y no dar por supuesto que los conocemos.
  • Llámame si necesitas algo: estos ofrecimientos indefinidos suelen declinarse, no esperes que te busque, toma la iniciativa y llámalo o visítalo.

A veces lo más apropiado cuando no sabemos que decir es simplemente: “No sé qué decirte, porque no creo que existan palabras que puedan aliviar tu dolor”.

Deja una respuesta

diecinueve − cuatro =